BARRAL ABOGADOS PENALISTAS

CITA PREVIA: 673 425 507



ALCOHOLEMIA

Conducir bajo los efectos del alcohol conlleva la misma pena que hacerlo a velocidad excesiva: de 3 a 6 meses de prisión. Existen dos tasas diferentes de alcoholemia, que es la concentración de alcohol en sangre o en aire expirado, a partir de las cuales se considera que se comete el delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

La primera es de 0.5 gramos por litro de sangre o 0.25 miligramos por litro de aire y requiere, además, que el consumo de las bebidas alcohólicas afecte negativamente a su capacidad de conducción. Esta afectación se deduce de comportamientos irregulares como el exceso de velocidad, las maniobras extrañas, la trayectoria zigzagueante o síntomas físicos externos de borrachera en el conductor.

Es más, resulta posible ser condenado únicamente por influencia del alcohol en el conductor sin prueba de detección alcohólica (por ejemplo, debido a la negativa a soplar) y con la sola declaración de los agentes de policía sobre el estado del detenido, pero no a la inversa: la prueba de detección no constituye delito sin signos evidentes de afectación. No obstante, si se realiza la prueba de detección y los resultados no superan el límite de 0.25 mg/l establecido por la reglamentación de tráfico, no será sancionable penalmente porque no lo es administrativamente.

La segunda tasa punible es de 1.2 gramos de alcohol por litro de sangre o 0.60 miligramos de alcohol por litro de aire. Aquí ya no se requiere que el conductor tenga mermadas sus capacidades: simplemente se presume.

Las pruebas se realizan de la siguiente manera. Cuando a usted le requiere la policía para efectuar un control de alcoholemia, es obligado a soplar a través de un etilómetro que mide la concentración en miligramos de alcohol por litro de aire. Si supera la tasa ya referida de 0.5 gr o 0.25 mg/l, los agentes procederán a efectuar una segunda prueba en un plazo mínimo de 10 minutos.

Si no está de acuerdo con la lectura del etilómetro, tiene derecho a solicitar a los agentes que le trasladen al centro sanitario más próximo para llevar a cabo una prueba de contraste consistente en un análisis de sangre, orina o análogos que correrá a su coste si el resultado es positivo. No es muy recomendable, a menos que esté usted completamente convencido de que no ha ingerido una gota de alcohol y que el aparato de medición se equivoca, ya que el análisis, si resulta confirmatorio, únicamente servirá para cimentar su culpabilidad.

En los casos de alcoholemia sin accidentes, los juzgados convocan al imputado a un juicio rápido en uno o dos días. Cuando, además de la alcoholemia tiene lugar un accidente, el juzgado incoa un procedimiento penal abreviado
en vez de un juicio rápido. En este caso será imputado por el Ministerio Fiscal por los delitos de conducción bajo los efectos del alcohol, daños y lesiones, si se han producido.
Barral Abogados Penalistas, somos un despacho de Abogados Especializados en Derecho Penal, fundado en A Coruña por el Abogado Penalista Manuel Barral Subero.

Nuestro objetivo es ser el mejor de despacho de Abogados Penalistas de España, prestando servicios jurídicos penales de altísima calidad, para ello desde el año 2013, hemos ido uniendo a nuestro equipo a algunos de los mejores, más prestigiosos y más reconocidos Abogados Penalistas de cada una de las 50 provincias españolas además de Ceuta y Melilla, hasta poder en estos momentos, gracias a esa unión, ofrecer un servicio y una atención jurídico-penal de gran calidad en todo el país.

CONTACTO

Teléfono: 673 425 507
Correo Electrónico: info@barralabogados.com

Atendemos Únicamente con Cita Previa
Urgencias Penales y Asistencia al Detenido las 24 Horas




Correo
Llamada